Informacion sobre la Jirafa

La jirafa es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Giraffidae propio de África y es el animal terrestre más alto del mundo.
En esta nota vas a encontrar una ficha completa con toda la información sobre la Jirafa que necesitas saber.
La jirafa está emparentada con cérvidos y bóvidos, pero pertenece a otra familia, los jiráfidos, que comprende únicamente a la jirafa y su pariente más cercano, el okapi.

Nombre Popular: Jirafa
Nombre Científico: Giraffa camelopardalis
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Género: Giraffa
Familia: Giraffidae

Jirafa 450x294 Informacion sobre la Jirafa Jirafas Informacion sobre la Jirafa

Características:

Los machos pueden alcanzar la altura de 5.7 metros y llegan a pesar hasta 1,930 kilogramos. Las hembras son aproximadamente un metro más pequeñas pesando 1180 kilogramos.
Poseen largos cuellos que miden alrededor de 2.4 metros de largo que les permiten llegar a las hojas más altas de los árboles. La estructura ósea del cuello no difiere de la de otros mamíferos, no tiene vértebras extras, pero cada uno de las siete vértebras cervicales está muy alargado. Cada vértebra está separada por juntas flexibles; las vértebras de la base del cuello son puntiagudas y proyectan la joroba por encima de los hombros sosteniendo el musculoso cuello. Extremidades abdominales más cortas que las torácicas, lo que motiva que tenga el tronco muy inclinado hacia atrás.
Sus patas delanteras son unos 10% más largas que las traseras, por lo que tienen que abrirlas para poder inclinarse a tomar agua o alcanzar objetos al nivel del suelo.
A pesar de su gran tamaño son extremadamente rápidas, estos mamíferos pueden correr a 60 km/h. Sin embargo, correr rápido es algo que solo pueden hacer por un corto período de tiempo, por lo que es extremadamente difícil para ellos escapar de los depredadores.
Las jirafas, ya sea macho o hembra, poseen cuernos llamados Ossicorns, formados por cartílago osificado (tejido óseo). Las hembras suelen tenerlos de menor tamaño. En los machos de edad avanzada, suelen aparecer depósitos de calcio que se acumulan en el cráneo pudiéndose confundir con un tercer cuerno.
El pelaje es de color amarillo, sembrado de manchas bastantes grandes, de formato irregular y color pardo claro u oscuro, siendo las manchas del cuello y piernas más pequeñas. La parte inferior de las patas y el vientre es blanca y no presenta manchas. Cada jirafa es única en el mundo tiene su propio patrón de manchas, estas varían en tamaño, forma e incluso color. Los machos las tienen más oscuras y no tienen pelo en la parte superior de sus cuernos. Estas manchas les ofrecen protección, camuflándolas las ayuda a mezclarse con el entorno africano y confundir a los depredadores. Las jirafas son una presa difícil y peligrosa. Se defienden con una poderosa coz capaz de partir el cráneo o la columna de un león, los únicos predadores que suponen una amenaza para la jirafa adulta.
La boca es distinta de otros rumiantes: su labio superior no está hendido como el del camello, está recubierto de pelos y tiene una forma más aguzada. Tienen un ingenioso sistema que les permite abrir y cerrar, a voluntad, las fosas nasales. Esto les permite recubrir las cavidades olfativas para impedir la entrada de polvo, especialmente cuando el viento forma remolinos. Su lengua negra puede medir 50 centímetros y la utiliza para limpiarse las orejas.
Su forma de comunicación es por medio de sonidos que el humano no puede percibir, ya que lo hacen a través del infrasonido, es decir, ondas acústicas que para el hombre resulta imposible escuchar.
Consumen grandes cantidades de agua y pueden estar varias semanas sin agua potable durante la temporada de sequía. Sólo necesitan alrededor de 2 horas de sueño cada día en intervalos de no más de 10 minutos en una hora.
El corazón de una jirafa debe generar cerca del doble de la presión sanguínea normal de un mamífero de gran tamaño para mantener el flujo de sangre al cerebro en contra de la gravedad. En la parte superior del cuello, un complejo sistema de regulación de la presión, previene el exceso de sangre en el cerebro cuando la jirafa baja la cabeza para beber.

Alimentación:

Las jirafas a los 20 minutos de nacer ya comen, después de 2 o 3 semanas máximo dejan de mamar y se alimentan de ramas y hojas de árboles, incluso con espinas, ya que su poderosa lengua las permite digerir fácilmente.
El alimento favorito de la jirafa es la Acacia, árbol que crece en la sabana africana, siendo un animal altamente selectivo en lo que come cuando tiene alimento para elegir. A pesar de esto en caso de necesidad no tiene problema en adaptarse a otros alimentos. También consume otro tipo de árboles así como hierbas.
Pasan entre 16 y 20 horas al día alimentándose y pueden hacerlo durante la etapa más calurosa del día cuando tiene crías, ya que los depredadores a esa hora están inactivos. Pueden llegar a comer 65 kg de vegetales.
La peculiaridad de las jirafas, es que cuando se nutren con alimentos frescos y jugosos pueden permanecer mucho tiempo sin agua, pero en las épocas de sequía recorre varios kilómetros para beber en las lagunas pantanosas o en las charcas.
Las jirafas La jirafa, al igual que las vacas, es un animal rumiante cuenta con 4 estómagos y su digestión es similar a la del resto de los rumiantes, lo cual le toma un tiempo relativamente largo.

Jirafas Informacion sobre la Jirafa

Hábitat:

Viven en grupos de 20 a 30 ejemplares, casi todos jóvenes, ya que al envejecer buscan la soledad.
Normalmente habita en sabanas o en zonas de vegetación despejada. Se las podía encontrar en el Sahara Central. Sin embargo, fueron exterminadas en la mayor parte de África Occidental a causa de las cacerías. Actualmente viven en la selva tropical espesa de África, estepas o montes muy abiertos, cubiertos de matorral y acacias.

Reproducción:

Los machos suelen realizar enfrentamientos con el cuello llamado Necking, para tener mejor acceso a las hembras en celo, donde la mayoría de las veces no son graves, aunque sí pueden ser fatales.
Las hembras están listas para aparearse cerca de los 4 años de edad. Mientras que las jirafas no tienen una época de apareamiento definida, por lo general lo realizarán durante la temporada de lluvias. Esto se debe a que es cuando están menos estresadas y porque hay mayor cantidad de comida para consumir. Cuando los suministros de alimentos son muy bajos tienen que pelear por su supervivencia y hay menos propensión a participar en la reproducción. Además las hembras sólo se aparearán cuando sus necesidades estén satisfechas.
La gestación dura de 14 a 15 meses de donde usualmente nace una sola cría, pero s posible que sean dos. Las jirafas recién nacidas miden cerca de 1,8 m y pesan aproximadamente 50 a 55 kilos.
A las pocas horas de haber nacido, las crías pueden correr y no se distinguen de una cría de una semana de edad. Durante las dos primeras semanas pasan la mayor parte del tiempo recostadas, resguardadas por su madre, suelen alcanzar la independencia hasta los 18 meses que es cuando dejan la leche materna. Sólo del 25 al 50 por ciento de las jirafas llegan a la edad adulta; aquellas tienen un promedio de vida de entre 20 y 26 años. Esto se debe principalmente a los depredadores que están expuestos en su infancia.
Los machos permanecen con la madre hasta que tienen de un año a un año y un par de meses. Las hembras se independizan del año al año y unos cuatro meses. Los machos son adultos de los cuatro a los cinco años, las hembras de los tres a los cuatro.

Publicidad

Deja tu comentario!